image

Empezamos a andar! Y a sufrir! Es curioso como la ilusión por explorar y descubrir el mundo entra en conflicto con el instinto de papa y mama de proteger la cabeza y extremidades de nuestro pequeño meloncito andante.

Por ahora, y pese a nuestra supervision ya llevamos 3 tropiezos que no pasan de un susto y un poco de hielo. Aún así, siempre se hace realidad la famosa frase de madre/padre  “me duele más a mi que a ti“.

Suponemos que es una etapa por la que hay que pasar pero es complicada. Por una parte ves ilusión y aprendizaje pero por otra ves que el tiempo pasa rápido, inexorable, y que ya no quiere estar tanto tiempo en tus brazos. Como decimos mama y papa, “se nos hace mayor”.

Para evitar males mayores hemos comprado,  un casco! Mucha gente pensará, “exagerao”. Tal vez. Pero es un casco que la protege, es rosita, de minnie, suave y le queda muy bien. Además, es curioso que para patinar, ir en bici, en moto, montar a caballo, en todas estas actividades nos ponemos un casco y justo cuando estamos aprendiendo a andar ¿no nos protegemos? Es tan poco habitual usarlo que no lo venden en ninguna tienda que hayamos podido encontrar así que lo hemos pedido en el extranjero, gracias aliexpress.

Al principio cuesta un poco evitar que se lo quite pero luego relaciona casco con andar a sus anchas y le encanta. Una buena compra.

La parte corporal que no podemos proteger son nuestras propias espaldas. Pero eso es otra historia y debe ser contada en otro momento.